jueves, 29 de octubre de 2015

PANAMÁ - NICARAGUA- COLOMBIA 2015


Hola a todos. Este año vuelvo a viajar. Me voy, como en estos momentos no podía ser de otra forma, a Panamá. Como ya lo conocéis, creo que este año las crónicas serán más espaciadas, además el viaje es diferente. Voy solamente con mis hijosy digamos que es un viaje más interior que físico. Ya os contaré a los que contestéis.
  Este año como veis tengo dificultades. Todo se debe al famoso 11-S que activa seguridad para todo. No puedo entrar en mi correo de gmail y me las he visto  complicadas para poder escribiros. El viaje aunque comenzó físicamente el 30 de junio, ya empezó mucho antes, cuando en enero compré los billetes.
 Hay algo que todavía no asimilo y es que ahora viajo con dos niños, no solo, como antes , y en 6 meses antes de coger el avión puede ocurrir cualquier cosa.
 Los días fueron pasando y en la última semana me entraba el tembleque de que pudiera pasar algo, son los días de la basura que llamo en los viajes. Un accidente mío con una moto el domingo 21 pudo cambiar toda la historia. No entro en mas detalles porque bastantes de vosotros ya lo sabéis, pero...  tú no manejas tu vida sino que la vida te maneja a ti.
 Bueno, el día 29 llevé las maletas al aeropuerto para que me dieran las tarjetas de embarque y..., me dieron las de los tres tramos del viaje de Ekaitz y Enara pero no el tramo Miami -Panamá correspondiente a mi persona. Los amigos te dicen que eso no es nada que al día siguiente te lo darán pero...., el mismo día del embarque no me lo dieron, me dijeron que sería problema de impresora y que fuera en el aeropuerto de Madrid a la ventanilla de American Airlines y que allí me lo darían. Tras una serie de carreras de uno a otro logré, conseguir llegar a la ventanilla de A.A. y efectivamente me lo imprimieron y ya tuve en mis manos la famosa tarjeta de embarque.
 Después de este cansancio nos fuimos por primera vez en nuestra vida a una sala VIP, la de AENA y allí pasamos las tres horas que nos faltaban hasta la salida del avión.
Esta sala no es una maravilla, pero puedes descansar, tomar todo lo que quieras, utilizar los ordenadores y hasta hay sala para dormir y otra de máquinas. Esto como comprenderéis fue un regalo de la Caixa, porque cuando tenga que pagar por su uso, ya no voy.
 De famosos o famosetes por allí, nada de nada , solamente un judío ortodoxo de esos de tirabuzones.
 En la entrada al avión o un poco antes en el control de pasajeros, mucho control estadounidense pero al único que registraron, fue a mí. A Ekaitz que llevaba una tablet nada de nada. Bueno, sería casualidad. Sorprende los maletones, dícense que de mano los que sube la gente al avión. Nosotros con unas pequeñas mochilitas y otros con unos maletones que casi no caben ni en el compartimento y lo tienen que llevar debajo del asiento.
No tuvimos buena suerte con los asientos, tres centrales que es un rollo. De la sala VIP, Ekaitz se trajo patatas fritas y Enara bandejitas de jamón que sorprendentemente las llevó hasta Panamá en su equipaje de mano.( No se acordaba que las llevaba) El viaje largo y cansón. Son 7.400 Km , casi 9 horas. Aunque llevaba dos días durmiendo poco, tampoco pude dormir. L pesadilla empezaría después .     !  De locura ¡ Increíble el paso por Miami. Primero tienes que ir a una sala con un montón de ordenadores y escanear el tuyo siguiendo una serie de instrucciones. No me digáis porqué, pero el mío no se pudo escanear. Pregunté al poli de turno y afortunadamente , Fernández o Rodríguez) y me dijo que tenía que pasar por el control manual ( nosotros estábamos solo en tránsito). Bueno, en el control manual después de una larga cola, también hubo problemas con el mío, no así con los de mis hijos a los que les pusieron el cuño y en teoría ya podían proseguir viaje. Pregunté el por qué y me dijeron que tenía que estar con un policía de orden superior. Este vino, me cogió el pasaporte y me llevó a una sala pequeña en donde había más gente como yo. No entendía nada, lo único que sabía es que iba a perder la conexión del vuelo o me iban a dejar allí. Afortunadamente solo pasaría un cuarto de hora cuando me devolvieron el pasaporte, pero sin sellos ni nada. Fuimos otra vez a conexión con vuelos internacionales y..., para morirte, unas colas kilométricas. Yo nervioso perdido, Ekaitz y Enara tranquilizándome. Pasamos el control, no me lo podía creer después de esas colas kilométricas que llegáramos a tiempo y que lo pasáramos. A continuación corriendo a buscar tu puerta de embarque, que claro está estaba  fuera de esa parte del aeropuerto y te transportaban con una especie de trenecito. Encontramos la puerta con10 minutos de adelanto sobre la hora de embarque. No me lo creía. Entramos y..., como en la ley de Murphi, si algo puede salir mal, saldrá ...peor. Pues se cumple.
Después de todas las carreras, sudores y apuros para llegar a tiempo, resulta que en la carretera que conduce al aeropuerto se produjo un accidente en el que indirectamente se vio  involucrado el piloto que debía pilotar nuestro avión. Como vio que ya no llegaba a tiempo, tuvieron que buscar a otro piloto que estaría de reserva o algo parecido y..., que llegó, pero una hora mas tarde. No quería ni pensar en la familia que me esperaba en Panamá.
 Bueno, por fin llegamos a Panamá y como dice la ley de Murphi, después de dar vueltas y mas vueltas la cinta transportadora, nuestros equipajes no salieron. Vete a  reclamar y cuando llegué a la oficinita el tipo ya me estaba  esperando. Me dijo: Señor Pérez?. Sus equipajes están en Miami, no sabemos si porque no ha habido tiempo de hacer el traslado de Iberia a A:A., si por seguridad, por sospechosas , o... Un presentimiento me decía que eso iba a ocurrir. La familia estaba esperando, fue lo positivo de esa jornada. Al día siguiente llamé al seguro que había contratado y que incluía lo de las maletas y me dijeron que podía disponer de 100 euros para gastos de primera necesidad. Fui y gasté algo así como 60 euros, porque no me fiaba mucho. Cuando vi el email que me mandaron diciéndome la cantidad de papeleo que tenía que hacer para que me devolvieron ese dinero, me di cuenta de que había hecho el primo y que no podría recoger todos esos papeles que me demandaban. Mas vale que fueron solo 60 dólares, pero vaya que ya los doy por perdidos. Esta ha sido la crónica de un viaje en avión que ha seguido fielmente la ley de aquél que decía: si una cosa   puede salir mal..., saldrá mal.
 Mañana intentaré escribir sobre estos días en Panamá City en casa de mi suegra y de mis salidas por otras partes de la ciudad... agur. Daniel

PANAMÁ - NICARAGUA- COLOMBIA 2015 (ETAPA 1)



  Hola a todos. Al recuperar mi cuenta de gmail, me siento mas tranquilo
y además me creo buen informático que es ya el no va más. Después de los días tensos por el viaje, las maletas, el ordenador y todas esas cosas, hoy  4 de julio ya me encuentro mas tranquilo.
La verdad es que no he salido apenas de casa, aunque, según mis hijos, no estoy nunca. He encontrado aquí un segundo Aitzane donde sirven unas cervezas fantásticas, aunque solo vamos hombres.Como ya me sentía bien he ido a una peluquería a arreglarme la barba.Esto es un chollo, por 3 dólares te dejan como nuevo.
Los días van  pasando entre la casa de mi suegra y Don Bosco Veranillo, que es un barrio un poco pobre, donde también me esperan.El otro día metí la pata me fui al atardecer a este barrio en taxi y luego no encontraba el apartamento de mi amigo/a. Saqué el móvil para llamar y me indicara por donde tenía que ir, y una señora se me acercó diciéndome que ni se me ocurriera sacar el móvil en la calle. Allí estuve debajo de una farola hasta que me ubiqué y encontré el apartamento. Fue una situación tensa y por primera vez en mucho tiempo me sentí incómodo y nervioso. Felizmente todo se resolvió bien y pude entrar. Luego vino mi amiga y me tranquilizó. Metí la pata no debía de haber ido por la noche, pero así son las cosas aquí.
Todo el mundo te mete miedo y luego la realidad es que nunca me ha pasado nada, pero ahora tengo dos hijos y debo ser más prudente.Mi vida es muy cartuja. Desayuno en una especie de cafetería llamada Shely, café u hojaldras. Después leo un buen rato el libro de Miquel Silvestre, Diario de un Nómada, que está muy bien, mejor que la serie televisiva , y por la tarde compro un pollo y ceno con Yomaira,. Tengo ganas de salir de la ciudad, pero este año las circunstancias son adversas; el lunes internan a mi suegra, el martes le operan y se supone que el jueves vuelve a casa. No me imaginaba yo que tendría que volver a hacer de cocinero con mis hijos pero, así será por poco tiempo, pues la madre de Mavi se ha ofrecido a que esos días estén en su casa y ella se ocupe de ellos. Ya veremos. La situación política no ha cambiado mucho, pero hay una serie de cosas curiosas. El antiguo presidente, el dueño de los Super 99,llamado Martineli, está huido del país. Se tiñó el pelo de amarillo para pasar desapercibido y varios de sus ministros han sido atrapados en el mismo aeropuerto y llevados a la cárcel . La cárcel se llama la joya y el gabinete anterior la reformó y la debió de poner como un hotel. El pueblo le llama la joyita y dicen que la reformaron porque muchos pensaban que ellos mismos la ocuparían , como así está siendo. El calor es insoportable y la semana que viene me voy para El valle, en una vuelta con fecha de salida lunes 13 pero sin fecha de regreso, porque luego encaminaré mis pasos hacia Las Tablas , Pedasí y hasta donde me de el cuerpo y la convivencia. Hoy por primer día he empezado a tirar fotos y es que ya empiezo a ser yo, además he dormido en casa de mi suegra y he recuperado horas de sueño.
Hoy creo que tengo para comer sancocho de gallina. Iré ,a casa. No hay mucho mas que contar porque lo incontable se cuenta en esos círculos reducidos de Lesaka , Aitzane , o asador Olatz. Eso si, después de unos gin-tonic y sin micrófonos ocultos.
Suerte a todos y buenos sanfermines . Agur. Daniel


PANAMÁ - NICARAGUA- COLOMBIA 2015 (ETAPA 2)






Kaixo. Ya llevo una semana en Panamá capital. Os había contado todo el rollo de Miami y lo de las mochilas. Bueno, pues el miércoles día 1 por la tarde aparecieron. Aparentemente no faltaba nada y además nos las trajeron a casa, no tuvimos que ir a buscarlas al aeropuerto como me ocurrió en otra ocasión. Después de un calor insoportable, Ahora jarrea. El calor de estos días de alguna manera tenía que explotar y ahora las nubes lloran a moco tendido. Estoy solo en casa. Mi suegra está en el hospital. Le operan hoy.
Marcos ( su marido ) está con ella. Para que yo no tenga que agobiarme, a mis hijos se los ha llevado por tres días Yolanda la madre de Mavi y es que..., este viaje es diferente a todos. Antes cogía la mochila y era solamente yo, pasara lo que pasara. Ahora soy yo, mi suegra, mis hijos y más. Estoy en una pelea conmigo mismo entre el deseo y el deber y de verdad que no es como un partido de futbol en que a veces se empata aquí o gana el uno o el otro. Digamos que va ganando el deber por 4 a 2. Esperemos reducir diferencias hoy mismo y con el tiempo tener superioridad en el marcador.
Mi vida transcurre entre la casa y alguna escapada que otra. El Moll de los Andes es mi Aitzane de Pamplona, aquí escribo, como y algunas veces bebo. Voy a contaros la anécdota de la cerveza. La casa de mi suegra está en un altito y al principio de la cuesta hay dos tiendas, una es un ultramarino ( aquí sería ultraterrestre) y enfrente un asador  de pollos y carne regentado por chinos. El domingo 5 de julio, antes de subir a la casa, fui al asador y pedí chuletas asadas. Mientras las hacían, crucé la pequeña calle y en el supermercado compré una cerveza Balboa y me la abrieron. La llevé al asador y la dejé a mi lado abierta mientras se asaba la carne. Había aquí también un policía nacional negro, bastante simpático que me saludó y también esperaba su carne. Como el tiempo pasaba, cogí la botella y le pegué un trago. En ese momento se acercó el simpático negrito  me cogió la botella y me mandó a que hablara con el capitán que estaba en el coche patrulla donde el supermercado. Yo mosca porque no había hecho nada, llevaba mi pasaporte encima, pero con la poli...., nunca se sabe. Me acerque a la ventanilla del coche patrulla y el capitán me preguntó si era extranjero. Respondí que sí, claro está. Mientras tanto el negrito vaciaba mi botella allí mismo. Bueno, el capitán me hizo saber que no se podía beber alcohol  mas que en los bares ( son sitios tenebrosos donde solo hay hombres borrachos) o en los restaurantes. Yo contesté que no lo sabía y me dijo que me fuera. Cuando volví a cruzar la calle y pedí mi carne. El chinito me preguntó  haber que era lo que me había ocurrido,. Se lo conté y me dijo: tuviste suerte el capitán estaría de buen humor pues esa acción son 60 dólares de multa o tres días de prevención. Me contó como yo puedo comprar cerveza, llevarla por la calle, meterla en el local donde trabaja él, abrir la botella, pero en el momento en el que me la llevé al gaznate, ya ..., he bebido. Entonces fue cuando el negrito me quitó la botella y me hizo hablar con el capitán. Este negrito tuvo la picardía de esperar hasta que me la llevara al gaznate para en ese momento agarrarme y todo lo demás que pasó. Algo que vas aprendiendo sobretodo cuando te pasa. Pudo ser peor y salirme la cerveza a 61 dólares, porque uno ya había pagado. Mientras, me comía la carne, a seco, claro está. Entró el "negrito" la mar de simpático a por su pollo y sus bebidas no alcohólicas y me saludo como si el episodio anterior solo hubiera ocurrido en mi imaginación. Yo también le saludé y le deseé buena ronda. Fijaros porque tontería tengo otra vez uno de esos  encuentros absurdos con la poli. Hoy que estoy solo en casa me escaparé y el deseo empatará con el deber. 
 El lunes que viene es cuando comienzo a viajar fuera de la capital y es cuando comienza para mí el viaje. Bueno, eso espero porque este año ya no se que va a pasar, y eso que me las prometía muy felices... Los de Pamplona a disfrutar de los sanfermines y los demás de la cerveza, pero... mirara alrededor. Agur. Daniel


PANAMÁ - NICARAGUA- COLOMBIA 2015 (ETAPA 3)



Mi primo me dice que soy un vaguete y que ya no escribo apenas  crónicas. Este año es diferente. Ya os dije que iba a hacer un viaje interior y otro exterior. Os cuento lo que os puedo contar; el interior acabó como el rosario de la aurora. Para que os hagáis  una pequeña idea, leed el libro " Las  travesuras de la niña mala " de Vargas Llosa y os haréis un poco de idea de lo raros que somos los
humanos en nuestras relaciones. Para los más próximos, alrededor de un buen chuletón en el Olatz o en La Oveja Negra, y después del tercer Gin-Tonic, se me aflojara la lengua. Otros tendrán que esperar a la  pulpada o a la comida del Casino en Septiembre. La vida por Panamá dejando estas "minudencias", pues aburrida. Me he tenido que comprar un libro que se titula Shantaram sobre un convicto neozelandés que vive en Bombay y con deciros que tiene mas de 1.000 páginas, os digo todo. Panamá está siendo invadida por extranjeros. Los que mas abundan son los colombianos, pero el otro día en 5 m2 estábamos 3 de Huelva, 2 granadinos y yo. Esto debe de estar lleno de españoles. Una gran mayoría huyendo de la crisis y tratar de hacer valer sus titulaciones para poder trabajar , y otros jubiletas que han pensado que aquí con el sueldo y un pequeño negociete viven mejor. Yo solo soy turista. La situación se me complico ya desde el viaje y el famoso paso por Miami y la perdida de los equipajes. Continuó con la operación de mi suegra y el tener que quedarme en casa con los críos.
La calle donde compré el libro se llama también Sal si puedes, pero no es porque tenga cerrada la
salida sino porque me dijeron que si salía lo más posible es que saliera desnudo. Vaya no me pasó nada ni me quitaron nada. Hay una sensación de inseguridad, que se da a conocer en la televisión y en los periódicos. A mi fuera del episodio de la cerveza , no me ha ocurrido nada. Utilizo con mucha  frecuencia el metro que de verdad es una joya de limpieza y seguridad. El otro día en la estación de Albrook, se montaba un señor en silla de ruedas. Pues bien, fue un empleado del metro quien lo metió al vagón a un lugar reservado para las sillas de este tipo, le puso el cinturón de seguridad y se fue. Yo pensé que luego ya se las apañaría el tipo, pero no. Cuatro paradas mas adelante, cuando tenía que bajar, otro empleado subió le quito el cinturón y lo subió hasta la calle. Se debían haber comunicado por Walki Talki o por lo que fuera, pero funciona. El día 15 por la noche, para seguir con la racha, Enara paso como dice julio Iglesias de niña a mujer y me pilló desprevenido, claro, como me iba a pillar?  Todo se resolvió bien. Decidí comprar un billete para ir a Colombia del 2 de agosto al 17 del mismo. Hay una línea de bajo coste, que se llama Viva Colombia que tiene los precios más baratos. Debido a mi destreza con la informática, me tiré dos días a tres horas diarias tratando de rellenar los datos y..., lo dejé. Soy malo, pero para que os hagáis idea, comienza con : Nombre y Apellidos. Yo ponía José Daniel Pérez Remón, que es como figura en mi pasaporte y el ordenador ese de Viva Colombia me ponía: datos incorrectos. Si esto hacía con el nombre ya me contaréis como era lo demás. En fin, lo dejé. Vi una oferta de COPA, por 200$, pero..., para no tener que volverme loco, llame a la oficina me dijeron que si existía esa oferta y que podría comprarla en cualquier sucursal de COPA. Eso hice. Algo mas caro porque cambie el vuelo que ofertaban a unas horas que me  onvenían y me costo 226 $, genial . Claro con la racha que llevaba no encontraba la tarjeta VISA y casi me da un ataque pensando que la había perdido o que me la había dejado en el CYBER donde había tratado de comprar el tiket con Viva Colombia y había sacado la tarjeta para ver los datos. Una súplica y en el último momento apareció en un bolsillo interior de otro bolsillo interior. Para celebrarlo me fui a  n restaurante italiano, fuera del moll, en donde sirven cerveza y Una corvina al ajillo y dos balboas,  ueron la celebración de la aparición de la VISA. Si a mi me pasó esto a una familia que estaba   comiendo al lado mía aún les pasó algo mas de risa. Eran dos mujeres jóvenes, una niña, un señor y una señora mayor inválida y en silla de ruedas. las jóvenes llevaban esas camisas cortas y pantalones de los que se caen y..., yo estaba leyendo todos los tatuajes que se suelen poner por allí abajo  totalmente absorto. Cuando terminaron de comer pagaron la cuenta, se levantaron y se fueron y..., al poco rato se tuvieron que volver porque se habían dejado a la "vieja " dentro y en la silla. Todo el mundo nos reímos un rato del rescate de la inválida. El viernes 17, decidí irme al valle. Antes le lleve al "chino" los cascos de botellas Balboa que había bebido. Lleve 38 cascos ( alguno no era mío) El chino me dijo que no podían ser todas de su tienda, que otro día llevara los tikets de compra. Al final, me pagó a 10 cts por casco y con otro dólar más, comí en la Sherly. A eso de las 8 de la noche me iba con José Carlos al Valle. Afortunadamente venía su compañera María que dominaba todo. Salimos por la zona americana revertida a panamá. Eso es una ciudad dentro de otra ciudad. María nos  explicaba como las casa mas altas eran las de los militares de mas alto rango o condecorados y que así iban decreciendo en tamaño hasta las bajitas para los soldados rasos. Ella había vivido con algún oficial americano por esa zona y sabía todo. A eso de las 12 y pico de  la noche llegábamos al Valle o al Valle de Antón. Lugar privilegiado.. El Valle. Escondido entre montañas de la provincia de Coclé se encuentra  esta población., ubicada en el cráter de un extinto volcán , el mas grande de Panamá durante la prehistoria , y con gran cantidad de aguas termales y tierras fértiles. Está a 120 Km de Panamá capital, y vaya, aquí viven los ricos en unas mansiones como" la ponderosa" y todas esas de las películas. También es el lugar donde habita la rana dorada, y muchas especies de árboles ( entre ellos los árboles cuadrados) y bambúes, ficus y demás. Bueno aquí caí con mis amigos José Carlos y María. A José Carlos lo conocimos el año pasado, pero a María la conocí ahora. Una vida de película. Italo-Venezolana, algo de gringa y ocasionalmente panameña. Es una señora para quitarse el sombrero. Nacida en Italia, su padre emigró a Venezuela , como dice José Carlos no se si hace 40 años o en los años cuarenta. Hizo fortuna, creo un hotel y luego María se vino a Venezuela. Abatares de la vida hizo que viviera con algún oficial americano y yo que se. al final está con mi amigo José Carlos. Para que os hagáis idea del talante y la situación económica de esta mujer ( anterior al año 2015), ha puesto una tienda de antigüedades en una nave industrial en el Valle en el que un armario chino del año 1600 y algo  tiene el precio de 75.000$. Así casi todo. Pues con estos pasé tres días estupendos. Un día playa y pargo rojo para comer. Otro cena italiana y el último día carne asada y vino" lambrusco". Aparte de todo eso, la amistad de esta pareja fue genial, y salí de la rutina de hijos, suegra y demás. Hay un hotel que me encanta El Rincón Vallero. Aquí me vine a descansar un rato recordando que hace un montón de años a este lugar me venía a disfrutar de la novela de Muñoz Molina "Plenilunio". Ahora no tenía nada para leer, pero en compensación entraron unos polis y me hice una foto con ellos, en desagravio por lo de la cerveza. Después de este descanso volví a Panamá. Compré el billete par ir a a Granada, y aunque tengo algunos problemillas de conexiones  yo creo que lo solucionaré mañana en el autobús o si no en San José. Era increíble que habiendo comprado el billete  con varios días de anticipación, el tramo San José -Granada estuviera completa.  Tal y como llevo el viaje, sorprenderos ahora con la noticia que ha salido hoy en el periódico. Os hago saber que viajo en el Tica Bus, que va desde Panamá hasta México, cambiando de autobuses chóferes y demás, pero hasta allá puedes comprar el billete. Hoy es día 22. me voy el 23. Esto es lo que pone el periódico de hoy." Llevaban "pichi" en un Tica Bus". Tres ciudadanos fueron capturados trasegando 15 kg de cocaína dentro de un bus de transporte internacional, en Paso Canoas, frontera entre Panamá y Costa Rica. Los detenidos son los dos chóferes y el ayudante del bus, que viajaba desde la ciudad capital de Panamá con dirección a México, el cual pasó todos los controles de las autoridades panameñas, pero la droga fue detectada tras pasar la frontera con Costa Rica.
La sustancia estaba en los conductos internos de aire acondicionado. Los dos chóferes son de  nacionalidad costarricense y el acomodador de maletas o ayudante salvadoreño. Fuentes fronterizas revelaron que los malandros aprovecharon la falta de fluido eléctrico en el sector fronterizo de Panamá, para evitar ser revisados En esta compañía viajo yo mañana. Me dan pánico las fronteras, conque ahora ya me contareis. Bueno ya os lo contaré yo desde Granada. Iré haciendo como un diario de viaje. Agur. Daniel